Leer, reflexionar, criticar

El conocimiento no se da, se toma

los demonios son parte de una narrativa de mitos que tienen su origen en la cultura griega y que fueron utilizados como recursos literarios por los que tradujeron la Biblia del hebreo al griego.

La idea de justicia de Platón resulta ser un yugo que lleva a la mediocridad. Digamos que un abogado quiere ser pintor o que una actriz quiere ser empresaria, ¿sería una injusticia para el Estado el que se exploten y aprovechen nuevas capacidades y talentos? ¿No sería una injusticia para esas personas el tener que conformarse a vivir bajo un determinado rol?

Un método que eduque para la libertad y el pensamiento crítico debe dejar que la persona que aprende se enfrente con sus límites y salga de la situación en la que se encuentra con su propia capacidad intelectual.

Lo que las explicaciones nos dicen es que hay una inteligencia superior y otra inferior, y que para ser parte del grupo de los “superiores” es necesario que aprendamos que no podremos comprender sin que alguien nos explique. ¿No es esto empobrecer la capacidad que tenemos los seres humanos de aprender por nosotros mismos? ¿No es este método un método de la mediocridad? ¿No será el andar a tientas el verdadero movimiento de la inteligencia humana?